La importancia del lavado de manos en el cateterismo intermitente

Feb 16, 2021 10:20:51 AM

Una higiene adecuada es fundamental cuando recurrimos al cateterismo intermitente limpio para gestionar los problemas de incontinencia urinaria, ya que es la manera más eficaz de reducir el riesgo de padecer infecciones urinarias.

lavado de manos

El cateterismo intermitente limpio, también referido como CIL, es un práctico sistema de vaciado de la vejiga que se utiliza cuando, por causa anatómica o neurógena, esta no puede vaciarse de forma autónoma. A través de una sencilla técnica en la que la propia persona se realiza el procedimiento varias veces al día, imitando la función miccional natural, es posible normalizar en gran medida este proceso en el que la eliminación de la orina se ve alterada.

Con el cateterismo intermitente disminuimos las probabilidades de padecer infecciones urinarias o infecciones del tracto urinario, siempre que mantengamos una correcta higiene y utilicemos el equipo adecuado. De lo contrario, esta consecuencia no deseada se puede derivar de una mala práctica. 

¿Qué recomendaciones debemos seguir para evitar infecciones?

Tanto hombres como mujeres se pueden aprovechar de los beneficios que otorga el autosondaje intermitente, siempre que cumplan unas normas básicas de higiene y aplicación, que vendrán determinadas por el tipo de sistema que utilicen. Cada sistema tiene unas características de uso específicas, pero sí que existen unas recomendaciones generales que pueden ayudar a prevenir estos efectos indeseados para la salud y el bienestar.

  • Disponer de todo el material necesario al alcance para realizar el procedimiento.
  • Realizar el vaciado de la vejiga varias veces al día y de forma completa.
  • Se puede utilizar guantes estériles para realizar el autosondaje, pero no es imprescindible si el fabricante no lo recomienda explícitamente.
  • No forzar la introducción de la sonda, ya que estas están diseñadas para entrar de forma suave y con una presión firme.
  • Limpiar los genitales previamente con una toallita desechable o un limpiador antiséptico, tal como recomiende el proveedor.
  • El orificio de la uretra debe quedar bien expuesto para su correcta aplicación, desplazando el prepucio o los labios mayores si hiciera falta.
  • Si la sonda no está autolubricada, utilizar un gel lubricante compatible
  • Realizar la técnica de introducción de sonda, extracción de la orina y posterior retirada de la sonda tal como indique el fabricante.
  • Utilizar un producto recomendado por su médico, en base a sus características personales.
  • Beber suficiente agua, un litro y medio como mínimo, ayuda a eliminar bacterias perjudiciales y a evitar infecciones del tracto urinario.
  • Mantener una correcta higiene durante todo el procedimiento.

¿Qué medidas de higiene he de seguir durante el proceso de autosondaje?

Una higiene adecuada es fundamental cuando recurrimos al cateterismo intermitente para gestionar los problemas de incontinencia, ya que es la manera más eficaz de reducir el riesgo de padecer infecciones urinarias. Para lograrlo, debemos seguir algunos consejos básicos pero muy importantes:

  • Lavarse las manos con agua y jabón, de forma efectiva, antes de proceder al uso de sondas limpias y material estéril, de esta manera eliminamos o disminuimos los posibles focos de infección. Realizar el lavado de nuevo una vez terminado el procedimiento y eliminados todos los residuos sobrantes.
  • Los genitales deben permanecer limpios, realizando lavados una vez al día con jabón suave, ya que hacerlo en exceso también puede terminar con las barreras protectoras naturales de las que disponemos para hacer frente a agentes externos.

Consecuencias de no realizar un correcto lavado de manos

Nuestras manos son una fuente de crecimiento de microorganismos, la mayoría de las veces inocuos, ya que la piel hace de barrera protectora suficiente para evitar que éstas ataquen nuestro organismo. No obstante, si tocamos con ellas orificios de entrada que no dispongan de esa capa protectora, como la boca, los ojos o los genitales, podemos favorecer la entrada y propagación de esas bacterias indeseables.

Si esto ocurre, sobre todo en el proceso de autocateterismo intermitente limpio, la consecuencia más probable es la aparición de infecciones urinarias. La mejor manera de evitar estas complicaciones es mantener en todo momento una higiene adecuada de manos.

¿Cómo realizar el lavado de manos de forma correcta?

Realizar un correcto lavado de manos nos llevará entre 40 y 60 segundos, y los pasos a seguir para eliminar o disminuir al máximo los agentes infecciosos son muy sencillos:

  1. Mojarse las manos.
  2. Aplicar suficiente jabón para limpiar toda la superficie de ambas manos.
  3. Frotarse bien la palma de una mano sobre la otra.
  4. Restregar el dorso de una mano con la palma de la otra, entrelazando los dedos. Realizar el mismo procedimiento con la otra mano.
  5. Frotarse de nuevo las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  6. Restregar el dorso de los dedos juntos sobre la palma de la otra mano. Realizar el mismo procedimiento con la otra mano.
  7. Frotar el dedo pulgar rodeándolo por completo con la otra mano. Realizar el mismo procedimiento con la otra mano.
  8. Restregar las puntas de los dedos sobre la palma de la mano contraria. Realizar el mismo procedimiento con la otra mano.
  9. Enjuagarse bien las manos.
  10. Secarse con una toalla de un solo uso o papel higiénico.
  11. Si el grifo no cierra solo, utilizar papel higiénico para cerrarlo.

Si tienes dudas sobre las recomendaciones de higiene y uso de los sistemas de autosondaje, consulta con tu especialista de confianza para resolverlas y encontrar el tipo de sonda o tratamiento que más te convenga.

Topics: CIL, Infecciones del Tracto Urinario (ITU)